viernes, 7 de noviembre de 2008

el a.a. numero tres

De Eddie R, un "espantoso borracho" a Bill D., el "Sr. Serenidad".

Desde el último trago del Dr. Bob, los co-fundadores, de lo que con el tiempo se llamaría Alcohólicos Anónimos, dedicaron todos su esfuerzos a conseguir otro borracho para "ponerlo en orden".

En el libro "El Dr. Bob y los buenos veteranos" podemos leer lo siguiente:

"Con su último trago en el estómago y la idea del servicio en su corazón, el Dr. Bob, junto a Bill, estaba ansioso de encontrar a otro borracho para "ponerlo en orden", como ellos decían en aquellos días".

"Mientrás que la liberación de Bill del deseo de beber había sido inmediata, la del Dr. Bob no lo fue. Según él mismo lo contó, la obsesión estuvo casi siempre presente durante sus primeros dos años y medio de sobriedad, aunque añadía: "En ninguna parte y en ningún momento estuve a punto de ceder".

Por esta razón, según la teoría de Bill W., su socio se dedicó con tanto ahínco a ayudar a otros alcohólicos. Dr. Bob encontró mientrás intentaba ayudar a otros borrachos, el mejor camino para permanecer sobrio.

En esos primeros días "sin alcohol" de Dr. Bob, un ministro religioso (J. C. Wright) les mandó a Bill y Bob "un espantoso borracho". Su nombre era Eddie R. A continuación transcribo la experiencia de los co-fundadores con este difícil prospecto:

"Este fue Eddie R., que vivía calle abajo. Eddie los tenía entusiasmados durante un minuto y los desesperaba al siguiente. Trabajaron con él a lo largo del verano de 1935. Por las historias que acerca de él se contaban, Eddie podría haber sido capaz de conservar sobrio a un ejército. Probablemente él era justo lo que necesitaba.

Bill y el Dr. Bob aprendieron mucho sobre lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer en el trabajo del Duodécimo Paso al intentar que Eddie alcanzara la sobriedad, y Bill lo describió entonces como que era "capaz de producir una crisis grande de alguna clase cada tercer día".

"En sus cartas a Lois, Bill decía que Eddie era un alcohólico ateo, y su recuperación estaba destinada a "causar una gran sensación". Bob Smith y yo comenzamos a trabajar con este personaje el miércoles, hace una semana, y dejó de beber. El y su esposa hicieron una rendición. Empezó a dar testimonio con sus acreedores y estaba cambiando muy rápidamente".

"Llegó el domingo, "escribió Bill", y por primera vez comió fuerte. ¿Te acuerdas lo nervioso y deprimido que yo solía ponerme cuando dejé de beber y comía alimentos pesados? En este caso, el resultado fue una manía depresiva temporal, y corrió a suicidarse, lo que ya había intentado antes, habiéndosele dado entonces un lavado estomacal justo a tiempo".

"En esta ocasión Eddie se encaminó a los muelles de Cleveland. Pero antes de saltar, tomando una preocupación que no es rara entre los alcohólicos, llamó a los Smith y les informó de sus planes para terminar con todo".

Eddie fue "rescatado" de los muelles por Bill y Bob e internado en el hospital. Nuevamente Eddie pareció enganchado con la abstinencia, lo que generó gran expectativa en Bill, Bob y los doctores del hospital. Los miembros del grupo Oxford también estaban "maravillosamente" sorprendidos por la abstinencia de Eddie.

Pero pocos días despues, la "nueva maravilla" estaba borracho otra vez. Bill sintetizaba lo frustrante de la situación con Eddie R. de esta manera: "a veces es tan desesperante que hemos estado a punto de internarlo en un manicomio".

Eddie puso a prueba la paciencia de Bill y Bob. Fue eprotagonista de muchos problemas y situaciones desagradables. En algunas oportunidades encerraban bajo llave a Eddie en un cuarto del segundo piso de la casa de Dr. Bob en un esfuerzo por mantenerlo alejado del alcohol. Eddie se escapaba por el tubo de desague y se encaminaba "alegremente" calle arriba con Billl W. y Dr. Bob tras de él.

Poco tiempo después Eddie R. perdió su casa y fue a vivir con su esposa a lo de Dr. Bob. Eddie y su mujer peleaban contantemente, y Eddie la golpeaba.

Bob describía a Eddie como "un caso mental entre lo normal y lo subnormal, y un depresivo", al igual que un alcohólico confirmado. Ellos lo alimentaban con bicarbonato de soda, que le restauraba temporalmente su cordura, pero tan pronto como dentro de él tenía una comida, le regresaba la locura".

En una oportunidad persiguió a la esposa de Bob (Anne) con un cuchillo de cocina, después de haber comido y bebido sandwiches de atún y café. El Dr. Bob, cuando relataba este hecho decía que Eddie "debe haber sido alérgico al atún". Al poco tiempo Bill y Bob "pensaron que quizá Eddie R. no era la persona adecuada para trabajar con él".

Así es que mientrás intentaban convencer a Eddie R. de dejar de beber, decidieron buscar otro alcohólico para trabajar con él al mismo tiempo.

Bob se contactó con la Sra. Hall, enfermera de admisiones del Akron City Hospital:

"La Sra. Hall tenía un prospecto: "un caballero". Era un abogado que había estado seis veces en el hospital durante los cuatro meses anteriores. Cuando estaba bebido se alocaba en una forma salvaje y acababa de golpear a dos enfermeras. En ese momento lo tenían fuertemente amarrado con correas. En alguna parte de la conversación, ella pronunció esas palabras familiares: "Es una gran tipo cuando está sin beber".

"Este era Bill D., que se convertiría en el A.A. Número tres: "el hombre de la cama". Y fue realmente un gran tipo cuando estuvo sobrio. Los miembros del área de Akron que ahora tienen 30 ó 35 años de sobriedad, lo recuerdan como una de las personas más atractiva que han conocido".

"Si ibas con él en busca de ayuda, te daba ayuda, deliberaba contigo, nunca manejaba un coche, pero iba a las juntas todas las noches. Se ponía por ahí de pie con los pulgares dentro de los bolsillos de su chaquetín como si fuera un coronel de Kentucky. Y hablaba tan despacio, que querías acercártele y arrancarle las palabras de la boca. Me encantaba estar en donde él estaba. Te hacía ver lo que era un verdadero individuo de "Tómalo con Calma"... el Sr. Serenidad".

Termino este post diciendo que el alocado Eddie R., finalmente alcanzó la sobriedad. Una de las secretarias de Bill W. que conoció a Eddie cuando ya estaba sobrio por algunos años se preguntaba: "¿cómo pudo ser posible que este hombre sereno, de suaves maneras causara todos esos problemas?".

La historia completa de Bill D., el A.A. Número Tres, está en el libro "Alcohólicos Anónimos" en la página 167.

Todas las citas de este post son del libro "El Dr. Bob y los Buenos Veteranos"; capítulo VII: Llega el A.A. Número Tres - pag. 80. Reimpreso con permiso de A.A. World Services, Inc.