lunes, 22 de septiembre de 2008

Sexto Paso de A.A.

Continúa la "limpieza interior"

El enunciado del Sexto Paso de Alcohólicos Anónimos dice:
"Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de todos estos defectos de carácter".

Este Paso es básicamente una decisión. Y para tomarla nos hacen una sencilla pregunta: ¿Estamos ahora dispuestos a dejar que Dios elimine de nosotros todas esas cosas que hemos admitido son inconvenientes?

En teoría ya somos conscientes de cuales son nuestras deficiencias o debilidades de carácter; tomamos contacto con ellas a través de nuestro inventario del Cuarto Paso.

El Sexto y Séptimo Paso son los Pasos más "cortos" en el Libro Grande y está contenido en un solo párrafo que transcribo a continuación:

"... entonces vemos el Sexto Paso. Hemos insistido en que la buena voluntad es indispensable. ¿Estamos ahora dispuestos a dejar que Dios elimine de nosotros todas esas cosas que hemos admitido son inconvenientes? ¿Puede El, ahora, quitárnoslas todas, todas sin excepción? Si todavía no queremos desprendernos, le pedimos a Dios que nos ayude a tener buena voluntad para hacerlo". (A.A., pags. 70-71; capítulo 6 "En acción")

Según el párrafo dedicado al Sexto Paso nuevamente es tiempo de tomar decisiones. No perdamos de vista que los autores nos sugieren que este Paso se dé inmediatamente después del Quinto.

El Cuarto Paso nos permitió re-conocer nuestras debilidades y fortalezas mediante un "minucioso inventario". En el Sexto Paso tomamos la decisión sincera de entregar esas debilidades a "manos más grandes que las nuestras", o sea a un Poder superior a nosotros mismos, como cada uno lo conciba.

Si tenemos inconvenientes para desprendernos de alguna de nuestras debilidades, le pedimos a nuestro Poder superior que nos guíe hacia la buena voluntad para lograrlo.

¿Cómo dar este Paso?

Preguntándonos ¿Estoy sinceramente dispuesto a que un Poder superior me libere de todas mis debilidades? Según los autores del Libro Grande aquellos que contesten si a la pregunta han completado el Sexto Paso y están preparados para dar inmediatamente el Séptimo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy en este paso y se me hace demasiado fácil para ser verdad por que estóy muy cansado de cargar las consecuencias de mis defectos

Fernando D. dijo...

Es mejor andar por la vida "ligero de equipaje". Un abrazo compañero.

Anónimo dijo...

Alguien me puede ampliar el parrafo donde dice "-y si lo hara bajo ciertas condiciones-" me podrian decir cuales son esas condiciones?

Tengo reservas e intento buscar como quitarlas, por ello pregunto cuales son esas condiciones.

Saludos

Sergio

manuel bello quiroz dijo...

HOLA, SOY MANUEL B. DEL AREA VERACRUZ 3, HACE APROXIMADAMENTE UN AÑO REALICE MI CUARTO Y QUINTO PASO, ES CIERTO QUE DETECTE EN ESTOS CUALES SON MIS DEFECTOS MAS APREMIANTES Y LOS CONFESE, AHORA QUIERO LIBERARME DE ELLOS CON LA AYUDA DE MI PODER SUPERIOR. ENTIENDO QUE PARA ELLO EXISTEN LOS PASOS 6º Y 7º. LO QUE QUIERO SABER ES SI PARA LA REALIZACION DE ESTOS DOS ULTIMOS PASOS SE REQUIERE LA ASISTENCIA DEL PADRINO COMO EN EL 5º PASO, ALGUNA FORMALIDAD PARA ELLO O ALGO ASI, UN LUGAR ESPECIFICO ETC. OSI POR EL CONTRARIO LO PUEDO REALIZAR YO SOLO Y EN CUALQUIER LUGAR. ¿COMO REALIZO ESOS PASOS 6º Y 7º? GRACIAS. UN ABRAZO CON MUCHA CALIDEZ

isaac dijo...

El sexto paso es claro en su sugerencia. Se nos cuestiona lo siguiente:

¿Que si estamos dispuestos a dejar que Dios nos quite todos nuestros defectos de carácter?
y pues acá solo hay de 2 sopas Si o No. No hay opción de negociar con Dios, de esta forma entra en juego la buena voluntad y la humildad de buscar el CAMBIO, un dia a la vez pidiendo su guía mas no nuestros caprichos o favores como estábamos acostumbrados.

El estar enteramente dispuestos significa haber pasado por los pasos anteriores siendo en 4to. paso donde nos hemos dado cuenta de cuales son nuestros defectos que mas predominan y que nos han echo mucho daño y a quienes nos rodean. De igual forma recordar que la humildad es el reconocimiento integro de uno mismo seguido de una mejora, por lo tanto ahora ya me veo tal cual soy y acepto que estoy mal en muchas cosas estoy siendo humilde y aceptando que tengo la posibilidad del CAMBIO que no estoy condenado a seguir sufriendo a causa de mis defectos de carácter desbocados.

Ahora ese CAMBIO no debe venir primero de mis Actitudes, ya que si trato primero de ya no caer en mi defecto y reprimir mis actitudes tan solo por aguantarme por ejemplo de no enojarme con mi esposa o con un compañero o empleado, porque ya decidí el no gritar me aguanto eso no me sirve de nada ya que mi pensamiento no ha cambiado es decir yo no he cambiado desde mi interior.

Debo primero cambiar mis pensamiento para ya no sentirme irritado enojado o agredido y para así reaccionar con una actitud de comprensión y tolerancia cuando suceda algo que con anterioridad me haría caer en el enojo, en gritar en golpear etc. Es decir el Ser considerado con la persona que me hizo algo que no me agrado el considerar que también se puede equivocar y si lo hizo a drede considerar que esta enfermo o tiene algún problema emocional igual que yo, es ahí donde yo cambio mi pensar y por ende yo no siento agredido en su totalidad y comienzo a considerar y como resultado tengo una actitud hacia el de Tolerancia y ya no de ira desbocada. Ya no regreso la Pelotita.

Lo anterior siempre con la ayuda de Dios ya que yo no puedo pero el si puede dejando a el esos momentos en los cuales yo no se que hacer pidiéndole me haga saber cual es su guía para mi proceder en esa situación en la que tengo duda y teniendo esa fe en que esa señal, fortaleza y ayuda vendrá siempre llega cuando lo pedimos de buena voluntad y humildad.